Bulo a “Sin Papeles” lo de la regularización masiva de emigrantes en España es Falso

En las últimas 24 horas varios de nuestros compatriotas y seguidores de nos están enviando una imagen como la que mostramos en la que se asegura que el nuevo Gobierno español ha aprobado el miércoles en el Congreso la puesta en marcha de un proceso extraordinario de regulación.

Imagen Falsa con montaje que circula en las redes sociales.

Nos duele que habiendo miles de personas en situación irregular esté circulando esta imagen porque es totalmente falsa.

Lo único cierto de esta noticia es que el pasado 12 de diciembre de 2018 el Congreso español debatió sobre este tema tras el encendido discurso de la entonces Diputada Ana Surra.

Ese discurso, que fue consultado con Legalteam, es el origen de este bulo que hoy circula por internet.

El Gobierno de Pedro Sánchez rechazó entonces en el Congreso la puesta en marcha de un procedimiento extraordinario de regularización de inmigrantes, similar al que aplicaron el PP en 1996 y el PSOE en 2005. Así lo aseguró la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, en el Pleno de la Cámara Baja después de que la diputada de Esquerra Republicana (ERC) Ana María Surra así se lo pidiera durante la interpelación que le ha dirigido.

De nada sirvieron las encendidas palabras de Ana Surra. O no. Porque aunque el gobierno socialista se ha negado a un proceso extraordinario de extranjeros, al menos la diputada Surra mostró en el hemiciclo de hipócrita ley de extranjería de España. Y eso es bastante porque es un tema sobre el que ningún político quiere jugarse el tipo. Hablar de la inmigración, defender sus derechos, no es precisamente un tema que genere votos; todo lo contrario.

«Es necesario un proceso extraordinario de regularización», ha reclamado Surra, antes de recordar que no se trataría de nada nuevo y que los procesos puestos en marcha por ‘populares’ y ‘socialistas’ en años anteriores supusieron un incremento en la tasa de ocupación en España. «La inmigración ha sido un salvavidas temporal que ha solucionado problemas, no lo ha creado», apuntó.

Sin embargo, Valerio aseguró que su departamento no tiene prevista esa medida porque la realidad española actual no es la misma que, por ejemplo, en 2005, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero puso en marcha un proceso de regulación. Entonces, según ha precisado, el mercado laboral vivía una «época de bonanza», con «tasas mínimas de paro» y con «muchos empleos por cubrir», abandonados por una mayor cualificación de la población del país.

La responsable de Migraciones también señaló que la legislación española recoge ahora, y no lo hacía entonces, «vías suficientes» para que las personas en situación irregular pueda solicitar la autorización de residencia: por razones humanitarias, por colaboración con autoridades judiciales, policiales o fiscales, por protección internacional o por arraigo familiar o laboral.

La ministra defendió algunas de las medidas que ha puesto en marcha el Ejecutivo socialista en este medio año de mandato, como la accesibilidad universal a la Sanidad, la firma del Pacto Mundial sobre Migración de la ONU o la recuperación del Fondo Estatal de Integración que, según ha indicado, fue eliminado por el PP y, con el PSOE, tendrá financiación a través de los Presupuestos de 2019.

Del mismo modo, indicó que el Ejecutivo está inmerso en una orden para que un contingente de 17.000 trabajadores extranjeros vengan a España a trabajar en la campaña de frutos rojos. «Se va viendo en qué ocupaciones hay que reforzar con gente que puede venir de fuera», ha explicado, para añadir que la situación de desempleo en el país no permite actualmente afrontar un proceso de regularización extraordinaria más allá de los cuatro supuestos que permite la ley.

Surra, por su parte, insitió en su intervención en la necesidad de esta medida y ha criticado la Ley de Extranjería española que, a su juicio, fomenta la economía sumergida, no está diseñada para controlar los flujos migratorios y no tiene soluciones para una realidad social que ya existe en el presente y en el futuro.

La diputada de ERC culpó, además, a los demócratas de no haber sabido gestionar los flujos migratorios «sin remilgos» y sin tener en cuenta que la migración no es un problema, sino una necesidad. En este sentido, también les ha culpado del auge de la derecha «racista y xenófoba» en Europa y España, dejando que calara en la gente discursos como que los inmigrantes se quedan con los puestos de trabajo, vienen a invadir el país, se quedan con todas las ayudas sociales o que legislar a su favor supone un efecto llamada.

A continuación transcribimos el texto íntegro del discurso de Ana Surra en el Congreso de los Diputados

«Desde los mismos orígenes del hombre, grupos de población se han desplazado de un lugar a otro en busca de más alimentos, mejores tierras o un clima más benigno.

Con frecuencia, los movimientos migratorios se han producido también como resultado de persecuciones y guerras.

Hoy, la primera causa de la inmigración hacia Europa es el expolio permanente de recursos naturales que dejan en la miseria y en la guerra a los países originarios de los inmigrantes por parte de los capitales europeos.

Paradójicamente los recursos naturales viajan en barcos de 5 estrellas, mientras que los inmigrantes dueños “originarios” de los mismos se tienen que desplazar en tristes pateras.

Los flujos migratorios en el mundo actual son muy intensos, y responden a dos causas fundamentales: económicas o políticas y se dirigen hacia los países que necesitan mano de obra.

Hay previsiones de la OIT que señalan que hasta por lo menos el año 2050 los países europeos necesitarán mano de obra inmigrante.

No fue por casualidad que los países miembros de la ONU, se hayan reunido hace pocos días para intentar gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional.

Tampoco fue casual que la mayoría de esos países, más de 150,  hayan aprobado un Pacto Mundial para la Migración, el primer acuerdo de este tipo y celebro que España haya sido uno de ellos.

España, en lugar de tener una política de Estado frente a las migraciones, ha optado, en los últimos años por la Ley de Extranjería y en lugar de favorecerse con la inmigración como estado, hace que los beneficios se los lleven los patrones y el gran capital.

La precariedad laboral que esta ley consigue y que fomenta la economía sumergida, lleva incluso a la baja salarial de los demás trabajadores.

Es evidente que la disponibilidad de trabajadores indocumentados dispuestos a trabajar casi a cualquier precio (para poder sobrevivir y para poder conseguir un empleador que les haga un contrato de trabajo que facilite la obtención del permiso de residencia), tiene efectos negativos sobre el sueldo de algunos sectores de la población, sobre todo en aquellos que se caracterizan por realizar una mayor cantidad de tareas manuales.

Además de tener menos cotizantes a la Seguridad Social incluso para poder financiar las pensiones y poder asegurar el aumento equiparado permanentemente con el IPC.

Quitémosnos la venda de los ojos. Aceptemos la realidad. Pongamos los puntos sobre las íes y tengamos un debate abierto, sin hipocresías. No son los inmigrantes los que hacen que los sueldos sean precarios. No son los inmigrantes los que quitan empleo a los españoles. Es una Ley de Extranjería diseñada para el capital, para la empresa, para el patrón sin escrúpulos.

Una Ley de Extranjería que no está diseñada para organizar los flujos migratorios ni tampoco para solucionar una realidad social de ahora y de futuro. Una Ley de Extranjería que no tiene en cuenta el hoy y el mañana. Una Ley de Extranjería que lejos de solucionar problemas los crea y que sirve como catalizador de la criminalización de la inmigración por parte de los medios de comunicación.

La campaña mediática y los rumores falsos hacen el resto para que se crea EQUIVOCADAMENTE que por culpa de la inmigración hay menos puestos de trabajo, que los inmigrantes se llevan todas las ayudas sociales, que van a invadir el país o que le harán cambiar de identidad, o que se hará un efecto llamada, si se legislan las medidas necesarias y contrarias a esta ley de extranjería inhumana.

Campañas mediáticas y falsos rumores que siembran el miedo, el pánico. Y ese discurso; el discurso del miedo que dista de la realidad; cala en la masa lobotomizada que ciega da alas a las derechas más reaccionarias. El miedo compra votos.

La extrema derecha utiliza estas campañas racistas para crecer en Europa y en España porque los demócratas no han sabido responder con la verdad frente al tema de la inmigración. Porque los demócratas no han sabido gestionar los flujos migratorios sin remilgos, sin ataduras, sin compasión; sin tener en cuenta que la inmigración no es problema sino una necesidad.

Es más fácil instrumentar una campaña mediática presentando al inmigrante (al diferente) como causante de todos los males de la humanidad, para se evite (evitar) buscar a los verdaderos culpables de los recortes, de la falta de trabajo, de la falta de viviendas, de la falta de ayudas sociales, etc. etc. y así crear una “opinión pública” desfavorable al fenómeno de la inmigración y también hacia las propias personas migrantes.

El enemigo no viene en patera. El enemigo está dentro. En el capital, en los que difunden el discurso del miedo. En los corruptos. En una Ley de Extranjería diseñada para dividir y para lobotomizar. En una Ley de Extranjería que no está al servicio de la realidad social.

Y no nos hagamos trampas al solitario: en Andalucía, concretamente en El Ejido, con 32% de inmigración que es la mano de obra barata de la zona, ganó la ultraderecha por su campaña racista no por hablar de Catalunya. (Porque de los problemas CON  Catalunya hablaban todos).

En el resto de Europa la extrema derecha no habla de Catalunya sino de la inmigración, para ganar el voto de los desinformados.

Pero yo hoy, me voy a referir a la situación de la inmigración que ya está aquí, desde hace mucho tiempo, y que se va a quedar. Porque no nos engañemos: ni se va a marchar ni podemos dejarlos marchar. Por dignidad y vergüenza no podemos echarles. Y tampoco podemos hacerlos porque necesitamos a los inmigrantes.

Hombres, mujeres y niños que ya forman parte de nuestra ciudadanía, pero que no han podido solucionar su situación administrativa, y esta dificultad imposibilita su completa inclusión social, laboral, educativa e incluso política. No sigamos creando problemas; solucionémoslos. Integremos. Pensemos en futuro. Aceptemos de una vez y por todas que la inmigración NO es un problema; es una necesidad.

Es una necesidad para más de 400.000 extranjeros que hoy se encuentran en España y que llevan años sin papeles.

Hace mucho ya que dejaron de ser inmigrantes.

Si nos atenemos a la etimología de la palabra fueron, son y seguirán siendo inmigrantes.

Pero. ¿Cómo podemos llamar inmigrantes a quienes ya llevan años y años arraigados en España y pagando impuestos como los que ya tienen papeles o son españoles?

España ha vuelto a registrar un máximo histórico de envejecimiento que en 2017 alcanza el 120 por ciento

Fuente:Legalteam.es

Un comentario en “Bulo a “Sin Papeles” lo de la regularización masiva de emigrantes en España es Falso

  • el abril 6, 2020 a las 3:46 pm
    Permalink

    Felicitaciones por Buro a “Sin Papeles” lo de la regularización masiva de emigrantes
    en España es Falso – HONDUSOL artículo, es muy bueno.
    Este sitio me ayudó a ganar dinero en casa, idealmente en la pandemia actual,
    puede ayudar a alguien: https://bit.ly/3aQNBHW

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *